Estocolmo: Ciudad de Vikingos

Escrito Por bshicom 05/11/2015 0 Comentarios Viajes,

Aquellos afortunados que logran cruzar el charco llamado Atlántico, visitan Europa continental pero rara vez se dirigen un poco más al norte a los países escandinavos. Si alguna vez la aventura te lleva a la tierra de los Vikingos, ¡Estocolmo es una parada obligada!

 

La capital de Suecia está asentada sobre 14 islas, por lo que no es extraño que algunas veces moverte en barco o ferry sea la mejor manera de conocer la ciudad, hay agua por todos lados, dulce y salada. El idioma es un dolor de cabeza, ni siquiera lo intentes, pero afortunadamente la mayoría de las personas podrán entenderte en inglés y ayudarte a orientarte por la ciudad.

Empieza por visitar la isla de Gamla Stan (Ciudad Vieja), olvida el mapa y piérdete en las callecitas llenas de cafés, tiendas, restaurantes y bares. Es de aquí de dónde saldrán todos tus souvenirs. Tarde o temprano las calles te llevaran al Palacio Real en uno de los extremos de la Isla. No hay mejor manera para recargar energías que con una cerveza bien fría, para esto te recomendamos el bar Aifur Krog & Bar, y no olvides pedir una cerveza de barril servida en un cuerno de toro… Vikingo style! Ya con energías renovadas camina hacia el otro extremo de la isla para conocer Riddarholmskyrkan, iglesia que sirve de panteón para los reyes de Suecia.

Justo enfrente de la Isla de Gamla Stan se encuentra la Isla de Djurgarden, llega a ella vía ferry y visita el Museo Vasa dónde podrás ver un impresionante barco de guerra del siglo XVII, impresionante hasta que conoces la historia, se hundió justo después de ser construido en su primer viaje, no alcanzó ni a salir de las aguas de la ciudad de Estocolmo. En esta isla se encuentran las principales atracciones de la ciudad, una de ellas el también respetable Museo Nórdico.

estocolmo-bshi

Para las mejores vistas de la ciudad te recomendamos la Isla de Södermalm, lleva tu cámara y prepárate para tomar fotografías de postal. También aquí puedes visitar la iglesia de Katarina Kyrka y el Fotografiska, uno de los mejores museos de fotografía contemporánea.

 

Otra Isla que vale la pena conocer es la Isla de Kungsholmen, dónde podrás visitar el Stadhuset o Ayuntamiendo de Estocolmo, un edificio elegante en su arquitectura que domina la esquina de la isla, con unas vistas a Gamla Stan incomparables.

Moverse en la ciudad de Estocolmo es fácil si lo haces en metro, además de que te sorprenderás por el diseño de las estaciones. Literalmente de museo, son como una enorme galería. Tómate un tiempo  para recorrer algunas de las más famosas como la de Radhuset, Stadion, Solna Centrum o T-Centralen, sí… el uso de cámara está permitido.

Deja que el metro te lleve hacia el distrito de Norrmalm para terminar el recorrido de uno de tus días en el Ice Bar de Estocolmo. Te sorprenderás que a veces hace más frío afuera en las calles que adentro del bar, pero si tienes la suerte de entrar con un buen grupo al Ice Bar, vale la pena congelarse el culo en los cubos de hielo mientras degustas uno de los tantos cocteles preparados con Vodka.

 

Estocolmo es una ciudad por la que vale la pena hacer un esfuerzo para llegar a ella. Sus museos, arquitectura, cultura y respeto hacia la naturaleza son dignos de admirarse y de conocer. Si tienes la oportunidad de visitarla, dedícale al menos unos 3 días de tu itinerario de viaje y no te arrepentirás, será una buena aventura vikinga para contar a todos a tu regreso.

Deja un comentario